EL ANGLICANISMO
ORDEN FRANCISCANA DE LA DIVINA COMPASIÓN
MISIÓN SAN ANTONIO DE PADUA
MISIÓN SAN FRANCISCO DE ASÍS
EL ANGLICANISMO
Galería de Misiones
NOTICIAS
imagen
¿SON CATÓLICOS LOS ANGLICANOS?
Todos los días cuando platico con alguien sobre la Comunión Anglicana, la primera pregunta que me hacen es la siguiente: ¿Son católicos los anglicanos? La respuesta es sí: Somos católicos, pero no romanos. Somos parte de la Santa Iglesia Católica de Cristo, pero no estamos sometidos a la autoridad del Obispo de Roma. Es aquí donde surge otra pregunta, ¿Es posible ser católico y no estar sometido a la autoridad del Obispo de Roma? La respuesta es afirmativa: Claro que se es católico sin tener que estar sometido a la autoridad del Obispo de Roma (autoridad que ni él mismo sabe en qué está fundamentada).

Ahora, por respeto a la verdad, por amor a la Comunión Anglicana, y sobre todo, para la honra y gloria de Nuestro Señor Jesucristo es que me dispongo a explicar del por qué de mis afirmaciones.
Este escrito no pretende ser una obra de Apologética. Tampoco pretende recibir un reconocimiento por la originalidad del mismo; en realidad, solamente he utilizado textos de la Sagrada Escritura para que ilumine este trabajo como una lámpara (Sal.119:105); he apelado a los escritos de los Santos Padres Apostólicos, sabiendo que ellos guardaron íntegra la fe, y fueron llenos de la sabiduría del Espíritu Santo. Mas sobre todo, apelo a la verdad, porque solamente ella nos hará libres (Jn. 8:32).

Quiero agradecer de todo corazón a dos personas a las que dedico mi reflexión y mi admiración. La primera de ellas es mi esposa Hilda Guzmán quien ha sido un baluarte, un sostén en mi ministerio, sin ella (que es la que corrige mi ortografía) mis escritos tendrían muchos errores y algunos horrores. Su amor es un gran estímulo. La segunda persona es el Padre Manuel Sonora, un gran amigo, maestro y un ejemplo a seguir. El amor y la pasión con que defiende la catolicidad de la Iglesia Anglicana me hace sentir muy orgulloso de tener su amistad.

Luego de estos agradecimientos, daré paso a la siguiente explicación:

SIGNIFICADO.
En primer lugar, católico es una palabra griega (Katholikos) que significa Universal.

ORIGEN.
El primero en llamar Iglesia Católica a la Iglesia que Cristo fundó fue San Ignacio de Antioquía, en el año 110. Es decir, Nuestro Señor Jesús fundó una Iglesia (solo una), esto es claro en Mt. 16: 13-18; la fundó sobre los apóstoles (hago señalar el plural de apóstoles), siendo Cristo mismo la piedra angular (Ef. 2:20) . Esta Iglesia duraría hasta el fin del mundo, porque Jesús estaría con ella (Mt. 28:20). Teniendo el primado de honor el apóstol San Pedro (Mt. 16:18). La posición de San Pedro, con respecto a los otros apóstoles era de una autoridad moral, y era un símbolo de la unidad (tal como lo es en la actualidad el Arzobispo de Canterbury). Porque la autoridad que Jesús le dio a San Pedro para actuar en su nombre es la misma que les dio a todos los demás apóstoles (Mt. 18:18).
Bien dicen que para muestra basta un botón: En el primer Concilio de la Iglesia, las decisiones no las tomó San Pedro. “Los apóstoles (los doce), los presbíteros y toda la Iglesia decidieron...” (Hch. 15:22,23). Las decisiones las tomó toda la Iglesia, dirigida por los doce apóstoles. JAMÁS encontrarán un solo texto donde se diga que San Pedro haya decidido algo SOLO.
Los apóstoles decidieron nombrar sucesores a los que se les dio el nombre de Obispos (Eusebio de Cesárea, Historia de la Iglesia). Uno de estos Obispos fue San Ignacio de Antioquía, el cual llama a la Iglesia “católica”, en el año 110. (Hay que tener en cuenta que, según la tradición, el apóstol San Juan murió entre el año 90 y el 95).

Hay cinco características para reconocer la catolicidad de las comunidades eclesiales:

1. OBISPO DIOCESANO.
Desde un principio se entendió que para estar en comunión con la Iglesia Indivisa, para ser miembro de ella, se requería (además del Bautismo) estar en comunión con el Obispo Diocesano. “Sin el Obispo (Diocesano), los presbíteros y los diáconos, no se puede hablar de Iglesia”. San Ignacio de Antioquía. Epístola a los Trallanos 3,1.
“Obedeced todos al Obispo (diocesano) como Jesucristo a su Padre... que nadie haga al margen del Obispo nada en lo que atañe a la Iglesia”. San Ignacio de Antioquía, Epístula ad Smyrnaceos 8,1.
“Donde está el Obispo, está la Iglesia”. San Ignacio de Antioquía, Epístula ad Romanos 4,1.
“Nihil sine episcopo”. “Nada sin el Obispo”. San Clemente de Alejandría.

2. EPISCOPADO HISTÓRICO.
El episcopado histórico es la sucesión ininterrumpida de Obispos, lo cual la Iglesia Anglicana siempre ha conservado. “La Iglesia de Inglaterra... retuvo la sucesión de Obispos, y esto ha continuado hasta el presente”. Dicc. Historia de la Iglesia, Ed. Caribe, pág.793-794.
“Enrique VIII conservó la jerarquía”. Historia de la Iglesia, Julio Bonatto, Ed. Latino Americana, pág. 114.
El Diccionario del cristianismo de O. De la Brasse, A. M. Henry.
Ph. Rovillar dice que los ortodoxos y algunos teólogos católicos (romanos) comparten la convicción de que las ordenaciones de la Comunión Anglicana son válidas. Ciertos sectores de la Comunión Romana han querido negar la validez de sus ordenaciones, por motivos económicos y de poder, pero saben bien que NO HAY NINGÚN FUNDAMENTO TEOLÓGICO para sustentar esta posición.
Acerca de Matthew Parker (con quien supuestamente se interrumpió la sucesión apostólica), “no cabe duda que fue debidamente consagrado. Cuatro Obispos del reinado de Eduardo VI realizaron el servicio... (de los cuales Roma reconoce sus órdenes). Diccionario Historia de la Iglesia, Ed. Caribe, pág. 824.
Otra característica de catolicidad es conservar los Credos: el Niceno, el de los Apóstoles y el de San Atanasio. La Comunión Anglicana los ha conservado de tal manera que éstos forman parte íntegra de su hermosa liturgia.

3. LA FE DE LOS PRIMEROS SIGLOS.
Otra característica consiste en haber conservado la Biblia completa (73 libros), no mutilada como la de los protestantes (66 libros); además de promover su lectura, al contrario de otras iglesias que durante la Edad Media prohibieron la lectura de la Palabra de Dios.

4. SACRAMENTOS.
Una característica más, es que hemos conservado los siete Sacramentos:
Bautismo, Santa Eucaristía, Confirmación, Unción de los enfermos, Reconciliación (Confesión), Matrimonio, Orden Sacerdotal.
Otra característica es conservar la fe sin añadir o quitar nada. La Comunión Anglicana fiel a la tradición católica, jamás ha añadido nada a la fe recibida, ni le ha quitado nada.

5. NO TENER UNA ACTITUD SECTARIA (NO CREER QUE SOLO NOSOTROS TENEMOS TODA LA VERDAD).
Los Obispos y Sacerdotes de la comunión Anglicana nos reconocemos frágiles e imperfectos como cualquier otra persona. La Ordenación no nos hace perfectos o infalibles; nosotros unimos nuestra voz a la de San Pedro, y juntos le decimos a Nuestro Señor Jesús: ¡Señor, apártate de mí porque soy un pecador! (Lc. 5:8).
La Comunión Romana, en contra de TODA tradición de la Iglesia, inventó la infabilidad Papal en ¡1870! Esto es un invento porque:
- La Biblia no dice nada al respecto, al contrario, San Pablo tiene que corregir al Apóstol San Pedro (del cual dicen ser sucesores los Papas), por haber faltado a la caridad con los no judíos (Gal. 2:11-14).
- Mas adelante, encontraremos en la Historia que el Obispo de Roma, el Papa Honorio I fue anatematizado en el 681 en el Concilio de Constantinopla. Y no podemos olvidar al Papa Alejandro VI (su verdadero nombre era Rodrigo Borgia, 1431-1503), quien llevó una vida tan escandalosa y llena de pecado, que prefiero no detallar su vida. ¿Y aún así hablan de infabilidad?

Cuando San Juan Crisóstomo es desterrado injustamente, le envía una carta al Papa Inocencio, en la cual le pide que convoque a un Concilio para que se castigue a los culpables y se le exonere de toda culpa, ya que el Obispo de Roma no tiene poder administrativo y jurisdiccional mas allá de su Diócesis (San Juan Crisóstomo, Epístola al Papa Inocencio).

Estas son las cinco características de la catolicidad de la Comunión Anglicana.

La Comunión Anglicana no es toda la Santa Iglesia Católica de Cristo, pero SI ES PARTE DE ELLA, como lo son la Comunión romana y la Ortodoxa.
Pero... La Comunión Romana, con el pretexto de cambiar la forma de dar el mensaje, a cambiado en parte al mensaje mismo.
La Comunión Ortodoxa, con el pretexto de no cambiar el mensaje, se ha desconectado de nuestro tiempo y vive ignorando lo que necesitan los hombres y mujeres del siglo XXI.

Por otro lado, de los protestantes solamente diré: Han perdido su catolicidad. Han sustituido al Dios de la Biblia por la sola Biblia. En su afán de no exagerar, han mutilado la fe de la Iglesia al negar cinco de los siete Sacramentos, al quitarle siete libros a la Palabra de Dios, al acabar con todo ceremonial, al aniquilar todo rasgo de liturgia.

En las familias, cuando los hijos se van de casa, siguen siendo parte de la familia, aunque vivan a parte. Lo mismo sucede entre los Anglicanos, Ortodoxos y Romanos; formamos parte de la gran familia de Dios (1 Pe. 2: 9-10), todos formamos parte de la Santa Iglesia Católica de Cristo, aunque estemos separados.

Ojalá y un día todos seamos uno, pues ese es el deseo de Nuestro Señor Jesucristo, “Que todos sean uno” (Jn. 17:21).
Se han dado ya algunos pasos. Antiguamente la posición Oficial de Roma era que la Comunión Anglicana era “protestante”. Desde el Vaticano II Roma dice. “Entre aquéllas en las que las Tradiciones y estructuras católicas continúan subsistiendo en parte, ocupa lugar especial la Comunión Anglicana” (Decreto Unitatis Redintegratio, sobre Ecumenismo, Cap. III, núm. 13).
Esperemos que pronto Roma le quite a la frase anterior “en parte”, porque muy a pesar suyo somos tan católicos como ellos, en lo único que somos diferentes es que ellos le han añadido cosas a la fe, en cambio nosotros la conservamos tal cual. Nosotros los anglicanos somos católicos, pero no romanos.

Tenemos Obispos, pero siguiendo la enseñanza bíblica, se pueden casar tanto ellos como los sacerdotes; 1 Tim. 3: 1-12.
El Arzobispo de Canterbury ocupa el lugar de honor entre sus hermanos Obispos: “Primus inter pares: El primero entre iguales”.
Jamás ningún Arzobispo de Canterbury se ha llamado Vicario de Cristo, este título le pertenece solo al Espíritu Santo, Jn. 15:25; 16: 4-16.
Jamás se ha llamado infalible; infalible solo Dios. Todos nos equivocamos, todos pecamos, el que diga lo contrario es un mentiroso y la verdad no está en él; 1 Jn. 1:18.

Buscamos la unidad, pero no estamos dispuestos a perder la libertad que nos trajo Cristo (Gal. 5:1); cuando el Obispo de Roma reconozca su igualdad en dignidad con todos los Obispos y acepte que la única Diócesis en la que puede intervenir es en la de Roma, entonces y solo entonces se dará la unidad. Porque si revisamos los Cánones de la Iglesia Indivisa (Antes de la separación de las Comunidades Anglicana, Ortodoxa y Romana) encontraremos que ningún Obispo (ni siquiera de Roma) podía entrometerse en los asuntos de otra Diócesis que no fuera la suya.

Como te darás cuenta, hay tres ramas de la Iglesia Católica, pero solo los anglicanos vivimos nuestra catolicidad en perfecta concordancia con la fe que nos enseñó Nuestro Señor Jesús, que predicaron los apóstoles y que está contenida en las Sagradas Escrituras. Solo nosotros vivimos nuestra catolicidad abiertos a las necesidades de las personas de este siglo. Como verás, puedes ser católico con la Comunión Romana o con la Ortodoxa, pero si deseas ser católico en PLENITUD, como los primeros cristianos, como los apóstoles, solo hay un lugar: La Comunión Anglicana.
Visítanos y deja que el Señor Jesús te llene de todos los regalos que te tiene guardados en su Iglesia.

“Todo para Gloria de Dios”.
P. Victor Hugo García Cortés +.
imagen
Validez de las órdenes anglicanas
Validez de las órdenes anglicanas, asunto que fue traído a discusión mediante una bula o un documento por el Papa León XIII en el año 1896 que título “apostolica et curae”. La controversia al principio se basó en la alegación de que el Obispo Parker en el 1559 había sido consagrado por 4 obispos que habían cedido bajo el reinado de Eduardo VI y por no estar en la sucesión apostólica supuestamente la ordenación entonces no era valida. Al presente en los “records” históricos de esa ordenación y consagración del Obispo Parker se ha demostrado que ese argumento no era correcto. Además la sucesión apostólica, si es que fuese interrumpida, hubiese sido restaurada en la consagración del obispo William Laud en 1573 cuyos consagradores estaban en la no discutida linea de sucesión de obispos de Italia y de Irlanda .

Un segundo argumento del Papa fue que el rito ordinal utilizado bajo Eduardo VI no contenía elementos indispensables para una valida ordenación. Se decía que no contenía la validación de los instrumentos, esto es, la entrega a la persona de los instrumentos característicos del ministerio que se le confiere. Al principio solamente tenia un proposito simbólico. Y fue en la edad Media que se vino a incluir esto en la práctica del ritual de ordenacion de diáconos y sacerdotes. A los diáconos se les entregaba un libro con los evangelios y a los sacerdotes un caliz y una patena. Además el Papa indicó que el rito de ordenación anglicano tenía una intención defectuosa al no decir específicamente que el sacerdote podía ofrecer el sacrificio de la misa.

A esta bula o carta de el Papa XIII le contestó el Arzobispo de Canterbury y el Arzobispo de York en una carta conocida como saepius oficio del año 1897 aclarandole que la intención anglicana era conferir el mismo sacerdocio instituído por Cristo y todo lo que conlleva incluyendo la doctrina del sacrifico en relación a la eucaristía en forma tan excplicita como lo hace el mismo canon de la consagracion tanto en el rito anglicano episcopal como en el rito catolico romano. Además se clarificó que la intención anglicana estaba suficientemente demostrada ya que habia dos ritos separados. Uno para ordenar diaconos y otro para ordenar sacerdotes en el Libro de Oración Común.

Con la reciente apertura de los archivos del vaticano sobre apostólica et curae en la celebración del centenario se ha descubierto mas sobre el proceso de la misma. Por ejemplo que la comision nombrada por el Papa para estudiar la materia para estudiar la validez de las ordenes anglicanas no se pudo poner de acuerdo sobre una recomendación. El sacerdote Luis Duchesti y otros estudiosos católicos romanos habían llegado a la conclusión de la validez de las ordenes anglicanas. La comisión que nombró el Papa para el estudio comenzó en el 24 de marzo de 1896 y se reunió 12 veces. La conclusión de la condenación tuvo más peso político que teológico ya que estaba en la mente del Papa y del Curia Catolica Romana lograr la aceptación del Papado de parte de los ortodoxos y anglicanos y se pensó que a emitir una condenación de la validez de las ordenaciones anglicanas eso haría que mucha gente y clero volviese a la juridiccion de Roma lo cual no sucedió.

La validez de las ordenes anglicanas es reconocida por la iglesia de los antiguos catolicos la cual se encuentra en Holanda, Alemania, Australia, Suecia y Polonia y también, por muchas partes de la Iglesia Ortodoxa y por supuesto las demás comuniones católicas que están en plena comunión anglicana.
WEB AMIGAS
Orden de Frailes Menores (Católicos Romanos) - www.ofm.org
ORDEN DE FRAILES MENORES CONVENTUALES. 0FMCONV. IGLESIA CATOLICA -
www.pazybien.org/colombia/inicio
www.pazybien.org/
www.anglicancatholic.org -
Iglesia Católica Anglicana, ACC.
www.franciscanopr.tk/ -
Hermanos Franciscanos de la Providencia (Puerto Rico)
www.fratefracesco.org -
Web de la Gran Familia Franciscana
www.ofmcap.org -
ORDEN DE HERMANOS MENORES CAPUCHINOS (OFMCap), IGLESIA CATOLICA.
www.iglesiaepiscopal.org.co